Oración La Magnífica "Magníficat"

oracion la magnifica

La oración La Magnífica es la más antiguas del catolicismo, muchas veces se recita como canto, es adoración de María a Dios. Transmite las vivencias que tuvo nuestra madre con el Salvador, dándole gracias al Todopoderoso por escogerla.

Siendo la Virgen María la más gran evangelizadora y ministradora de la palabra de Dios, experimentando el poder que en su vientre entro, Jesús Redentor. A través de la oración poderosa de la Magnifica, experimentamos la soberanía sobrenatural del padre Celestial.

Índice de contenidos()

    Beneficios de orar la Magnífica

    Esta es una oración con gran poder divino, que puedes orar en diferentes casos o momentos de tu vida, es una herramienta para traer milagros. También, al rezarla todos los días, será un escudo protector para toda tu familia.

    La oración de la Magnífica, expresa, refleja a un Jesús Salvador, humilde y amoroso, transmite a Dios Omnipotente, que quiere lo mejor para sus hijos. Entonces, cuando oras se hace presente los siguientes beneficios sobre tu vida:

    • Protección
    • Misericordia
    • Amor
    • Futuro lleno de gracia y favor
    • Aumento de la fe
    • Milagros sobrenaturales

    Oración de la Magnifica

    Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios mi Salvador, porque ha mirado la humillación de su esclava.

     

    Desde ahora me felicitarán todas las generaciones porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí. Su nombre es Santo y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación.

     

    Él hace proezas con su brazo, dispersa a los soberbios de corazón. Derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes. A los hambrientos los colma de bienes y a los ricos despide vacíos.

     

    Auxilia a Israel su siervo, acordándose de su santa alianza según lo había prometido a nuestros padres en favor de Abrahán y su descendencia por siempre.

     

    Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo como era en principio ahora y siempre por los siglos de los siglos.

     

    Amen.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Más información