Oración a la Virgen María

oraciones a la virgen maria

La oración a la Virgen María transmite nuestro amor hacia ella, como católicos reconocemos que es nuestra madre. Jesús el salvador del mundo, no las entregó antes de ser crucificado en la Cruz, el expreso en Juan 19:27 “Ella es tu madre”.

Por tanto, agrada a Jesús, que siempre tomemos una actitud de oración a la Virgen María, cuantos más frecuentes sean nuestro clamor a ella, será rápido la obtención de su gracia y favor.

Índice de contenidos()

    Oraciones básicas a la Virgen María

    Avemaría

    Dios te salve, María, llena de gracia, el Señor es contigo.

     

    Bendita eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

     

    Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.

     

    Amén.

    Salve

    Dios te salve, Reina y Madre de misericordia,
    vida, dulzura y esperanza nuestra.

     

    Dios te salve.

     

    A Ti clamamos los desterrados hijos de Eva,
    a Ti suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas.

     

    Ea, pues, Señora Abogada Nuestra,
    vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos,
    y después de este destierro, muéstranos a Jesús,
    fruto bendito de tu vientre.

     

    Oh, clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María.

     

    Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios,
    para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

     

    Amén

    Acordaos

    Acordaos, ¡oh piadosísima Virgen María!, que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han acudido a vuestra protección, implorando vuestro auxilio, haya sido desamparado.

     

    Animado por esta confianza, a Vos acudo, Madre, Virgen de las vírgenes, y gimiendo bajo el peso de mis pecados me atrevo a comparecer ante Vos.

     

    Madre de Dios, no desechéis mis súplicas, antes bien, escuchadlas y acogedlas benignamente.

    Amén.

    Bendita sea tu pureza

    Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza.

     

    A Ti celestial princesa, Virgen Sagrada María, te ofrezco en este día, alma vida y corazón.

     

    Mírame con compasión, no me dejes, Madre mía.

     

    Amén.

    Bajo tu amparo

    Bajo tu amparo nos acogemos, santa Madre de Dios;

     

    no deseches las súplicas que te dirigimos en nuestras necesidades,

     

    antes bien, líbranos de todo peligro,

     

    ¡oh siempre Virgen, gloriosa y bendita.

     

    Amén.

    Ofrecimiento a la santísima virgen

    ¡Oh Señora mía! ¡Oh Madre mía! Yo me ofrezco enteramente a ti y en prueba de mi filial afecto te consagro en este día, mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón; en una palabra, todo mi ser.

     

    Ya que soy todo tuyo Oh Madre de bondad, guardame y defiéndeme como a pertenencia y posesión tuya.

     

    Amén.

    Santo Rosario la oración a la Virgen María

    Muchas palabras acerca de la importancia que tiene nuestra Virgen María, para el mundo entero. Ella es símbolo de amor, perfección, protección, humildad, todo lo que refleja es por medio de Dios.

    A la Virgen siempre la puedes alabar, expresarle tu cariño de muchas maneras, una de ellas es la oración. Podemos rezar el Ave María, Salve o a través de antiguas devociones, como el Santo Rosario.

    Nuestra Madre ha hecho muchas promesas, para aquellos que oren el rosario. Refleja y detalla la vida de Jesucristo acá en la tierra. El Santo Rosario permite que cada día podamos tener los beneficios, a través de realizar la oración.

    El Santo Rosario, está diseñado para que cada día reflexionemos, y nos acerquemos a Dios, mediante la Virgen María. Siempre habrá un misterio que rezar, al final se debe orar el Padre Nuestro, seguido del Ave María y de ultimo un Gloria.

    Beneficios de orar el Santo Rosario

    • Cuando oras diariamente a la Virgen María, obtienes su gracia y favor, todo lo que pidas, te lo regalara.
    • Tendrás protección, como madre ella es experta en cuidar y mantener seguro a sus hijos.
    • La oración del Rosario, nos excluye del infierno, es decir, tenemos salvación y vida eterna.
    • Cambiará y transformará tu vida, cuando le expresas diariamente tu deseo de corrección, ella se hará presente y se manifestará su poder en ti.
    • Serás librado de las tentaciones diarias, además, las dificultades no tendrán poder para derrumbarte, la Virgen María es tu mejor arma en contra del maligno.
    • Ella es tu mayor intercesora, ante el Padre, asimismo, dirige tus pasos cada día.
    • Cada día que ores, estarás preparado ante cualquier eventualidad, por ejemplo la muerte.
    • Es aquella a quien debes acudir para la salvación de tu alma.
    • El Rosario te hace ser una persona bendecida, ya que Dios respalda la oración que haces a la Virgen María.
    • Todas tus necesidades serán suplidas, ya que como Madre, está atenta a lo que es bueno y agradable para ti.
    • Por ella tenemos una comunión con todos los santos.
    • Siempre nos rodeará con su manto poderoso, somos especial tesoro para ella.
    • Nos capacita para entrar ante el reino celestial, considerándonos puros y sin mancha, como la Virgen siempre ha sido.

    ¿Cómo hacer la oración del Santo Rosario?

    Siempre debes comenzar haciendo la señal del cristiano, la de la Cruz, seguido de una oración como acto de arrepentimiento.

    Acto de arrepentimiento

    Jesús, eres mi salvador y Señor

     

    Hoy decido arrepentirme de todos mis pecados,

     

    Padre sé que soy pecador, mírame con tus ojos misericordiosos.

     

    Confió en que tu perdón siempre está disponible para mí,

     

    Ayúdame a no pecar más, en ti confía Señor.

     

    Concédeme tu perdón desde ahora y para siempre,

     

    Encamina mis pasos, llévame a la vida eterna.

     

    Madre amada, Virgen María, Reina de los cielos y de la Tierra,

     

    Ruega por mí, te pido que me ayudes.

     

    Amén.

    Ahora, se continúa con los Misterios del Rosario, cada día de la semana tiene uno propio, entre ellos están:

    Misterios llenos de Gozo, días Lunes y Sábado

    • El verbo hecho carne, Jesús de Nazaret.
    • Visita a santa Isabel, por parte de la Virgen María.
    • Nacimiento de nuestro Redentor, Jesús.
    • Revelación de Jesús ante el templo.
    • Jesús se había perdido, pero lo encontraron en templo.

    Misterios Luminosos, día Jueves

    • Bautizo de nuestro Señor en el río Jordán.
    • Jesús comienza su ministerio las bodas.
    • Predicación del reino de los cielos, motivando al arrepentimiento.
    • La transfiguración.
    • El establecimiento de la Eucaristía.

    Misterios llenos de dolor, día Martes y Viernes

    • Oración de nuestro Señor en el huerto de Getsemaní.
    • Los azotes que le hicieron a Jesús.
    • Corona de espinas.
    • Jesús camina con la cruz en sus hombros hacia el Calvario.
    • Acto de crucifixión y muerte del Redentor.

    Misterios Gloriosos, día Miércoles y Domingo

    • Victoria de Jesús sobre la muerte, Resurrección.
    • Subida de Jesucristo al cielo.
    • Llegada del Espíritu Santo sobre cada discípulo.
    • La asunción de Nuestra Madre amada al cielo.
    • Declaración de la Virgen María como reina.

    Al terminar de declarar los misterios del día, puedes hacer una oración de Ave María repitiéndola tres veces, por ejemplo:

    Virgen Purísima y castísima antes del parto, hacednos, mansos, humildes y castos.

     

    En pensamientos palabras y obras.

     

    Ave María.

    Asimismo, puedes rezar un Salve, y luego un Gloria.

    Oración de Salve

    Dios te Salve, María, llena eres de gracia, el Señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

     

    Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.

     

    Amén.

    Oración de Gloria

    Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.

     

    Como era en el principio ahora y siempre, por los siglos de los siglos.

     

    Amén.

    La fe cristiana católica, ha enseñado a sus fieles la oración a la Virgen María, por medio del Rosario. Esto con el fin de pronunciar ante Dios, que tenemos fe en la Madre Virgen María, que estamos agradecidos por crearla y dejarla como intercesora.

    Para concluir el rezo de los misterios diariamente, se debe hacer las Letanías de la Virgen. Asimismo, puedes rezar algunas otras como, oración a San Judas Tadeo.

    Bajo la protección de la Virgen María

    Cuanto terminamos de hacer la oración de las Letanías de la Virgen, debes culminar el Santo Rosario con una oración de protección.

    ¡Bajo tu protección!

    Bajo tu amparo nos acogemos,

     

    Santa Madre de Dios:

     

    No deseches las súplicas que te dirigimos en nuestras necesidades;

     

    Antes bien, líbranos de todo mal siempre,

     

    ¡Oh Virgen gloriosa y bendita!

     

    Amén.

    Consejos importantes al hacer la oración

    • Ora todos los días el Rosario.
    • Asimismo, pídele a la Virgen que te otorgue sus virtudes, como la paz.
    • También, ruega que cambie tus actitudes y guíe tu camino siempre.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Más información